Alucinando esperma

La calle peatonal cruza calles con tráfico; pero hoy es sábado, todo duerme. Miro hacia un lado, hacia otro. Cruzo. Pasa detrás mío un coche de los setenta, color granate. No lo havía visto. Parece un Simca pero ya se aleja, como un fantasma. No hay más coches. Parece que llovizquea pero son solo gotas finas que caen de un balcón, como un spray. Me he levantado ya caliente y no es del verano. Las hormonas, tío, las hormonas.

En la bolsa del gimnasio he metido una toalla para la ducha y otra para limpiarme el sudor; unas zapatillas que no huelen demasiado; un pantalón corto, ancho, y una camiseta de tirantes, manchada de no sé qué. Huele a suavizante pero está manchada. Esa soy yo, pienso. Limpio, perfumado, pero con manchas de esto y de aquello. Ya me estoy acercando. Las gotas del balcón siguen en mi memoria de trabajo como una escena de sexo oral de una peli porno que está por hacer. Una sensación de ayer tamizada por la mañana suave.

Anoche me masturbé tres veces entre las doce y las tres. Me encanta masturbarme, además de tener sexo-con. En mi vida me había pasado esto: levantarme con ganas de ir al gimnasio. Y eso que me corrí tres veces. A unos les quita las ganas de hacer ejercicio, a mí me las da. Disciplino mis orgasmos: no más de dos en la misma hora. Entro al gimnasio, me cambio. Hay gente, no demasiada. Así me gusta, que haya espacio. Si huele mucho el aire, si hay mucho sudor en circulación, me pongo a mil y tengo que bajar a cascármela, y eso me interrumpe el training.

Cinco minutos de cinta para no quemar demasiado. Lo que quiero es crecer. Me vuelven las gotas, la imagen de las gotas. Y el Simca, siempre me vuelve algún Simca 1200 o Peugeot 504, un Talbot 1100 o un Renault 11, si los buscáis en Google veréis a qué tipo de coche me refiero, y a qué fantasma sexual, si sois perspicaces. Creo que es cuestión de perspicacia sexual. Y de vicio.

Por qué vuelve todo esto ahora? Press de hombros, remo, press de cuádriceps, extensión de gemelos. Abdominales? No, hoy no. Hago entrenos cortos para convertir el gimnasio en una rutina agradable. Levantarme cachondo, esperar que se me pase con dos vasos de agua fría o hacerme una paja, comer fruta o arepas o las dos cosas, un café con cebada, escuchar Mozart, escuchar Sibelius (estoy enganchado a Sibelius), escuchar Haydn, hacer la mochila, irme por la calle peatonal. Y después del entreno el batido de proteína de suero con aroma de chocolate falso, y esa ducha abundante, entre tibia y caliente, como yo febril, bajo el agua que cae firme, entre bendición y masaje, entre castigo y cosquilla, si es que todo me pone, joder!, todo me pone pero no te la casques más de una vez en una hora, repito, quizás haya pasado una y media… me seco, me visto sin mirar al espejo porque no hay nada que ver, pero aún así me miran, siempre hay algún tío que me mira más de lo casual, pero yo hago como que no veo, no quiero malos rollos, no quiero volver al gimnasio y pensar ese me he follado, ese no, aquél también, con ese volvería a hacerlo, con aquél ni puesto.

Vuelvo a casa con el mp3, me pongo a escuchar la música más triste y sórdida que tengo, no es Sibelius por supuesto, es una cosa lacrimal barata que sonaba en la radio hace ocho veranos, pero mira tú por donde, aún me pone triste y es como un freno a tanta testosterona, tanto machirulismo, sí quiero proteína, sí quiero creatina, sí quiero.

Ahora que estoy con la testosterona a dolor, mi fantasma viene decirme que no puedo ser hombre, que no soy un hombre, uno de provecho, forzudo y con talante, capaz de sacar adelante una familia como aquella donde crecí, inadaptada a un hijo como yo, problemático y sensible, y a las inclemencias del deseo. Así que voy contracorriente y contrafantasma, en contrasentido, harto de ser hombre, sin ganas de ser tía, eruptando como un cerdo, enamorado de mis escupitajos, caliente hasta las últimas, alucinando esperma donde solo hay ropa colgando de un balcón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s